No, la neutralidad de la red no es una inocentada

Sí. Finalmente el 15 de diciembre por una mayoría de 3 a 2 se aprobó la ley que permitirá empezar a ponerle freno a la neutralidad de la red. Como ya sucedió hace 500 años con la invención de la imprenta, el status quo vuelve a intentar ponerle freno a la expansión incontrolada de conocimiento que ha supuesto la llegada de Internet a nuestras vidas.

Porque, estoy seguro, dentro de unas décadas los expertos fijarán el comienzo de una nueva era para la humanidad en el mismo instante en que el primer bit surcó las redes de telefonía para llegar a otro ordenador. Dicho de otro modo, hemos tenido la ocasión de vivir un momento histórico, en mi opinión, mucho más trascendente que la llegada del hombre a la Luna porque, desde 1440, el ser humano no lograba inventar algo que revolucionase por completo la forma de pensar, comunicarse y adquirir conocimiento. Sin embargo, desde hace unos años, ese avance está en peligro.

Image for post
Image for post

¿Por qué es tan importante la neutralidad de la red?

Desde la invención del telégrafo, las comunicaciones se han regido por el principio de no discriminación, es decir, la actuación de las operadoras se ha regulado de tal modo que se vean obligadas a no discriminar por contenidos o fuentes. El motivo de ésto, y especialmente con la llegada de Internet, es lograr que las infraestructuras de comunicaciones aporten el máximo beneficio a la sociedad, de modo que valores intangibles como la innovación no se vean frenados por el control arbitrario de un número relativamente pequeño de empresas.

Terminar con la neutralidad de Internet supondría, grosso modo, acabar con el tránsito igualitario de información por la red, es decir, dar prioridad a determinados servicios o aplicaciones por encima de otros, algo que, como decía en el párrafo anterior, supone un palo en la rueda de la innovación. Sitios como Facebook, Twitter, Netflix, Flickr en su momento, Amazon, dudo mucho que hubieran surgido en una red de diferentes velocidades, pues hubieran sido las propias operadoras quiénes hubieran decidido a qué velocidad podríamos navegar por ellas y bueno… ya sabemos a qué tipo de dinosaurios nos enfrentamos.

Un ejemplo rápido:

Image for post
Image for post

¿Y qué consecuencias puede traer terminar con la neutralidad de la red?

Sin ser alarmistas, muy peligrosas. Y es que, para alguien que ha crecido consultando la pila de CD’s que traía la Encarta, lo que puede aparejar perder la neutralidad de la red no puede ser sino realmente triste.

A continuación intentaré explicar las principales consecuencias con ejemplos para hacerlo más digerible.

Image for post
Image for post

Priorización de paquetes

Si se pone fin a la neutralidad en la red, ¿a qué velocidad creéis que irá Netflix o HBO en una red de Movistar? Pongo este punto el primero por ser la consecuencia inmediata más lógica que supone ceder el control a las operadoras. ¿Os acordáis de esa cosa llamada e-mocion de Movistar? Sí, esa con la que nos tuvimos que conformar durante años a modo de imitación barata de Internet? Creo que una versión actualizada de esa idea sería a lo que terminaría por converger lo que hoy entendemos por Internet: cotos vallados de servicios proporcionados por las operadores de los cuales salir sería demasiado costoso, pues los precios los seguirán poniendo ellos.

Desigualdad de oportunidades

Volviendo al tema de la innovación. Es lógico que, de suspenderse la neutralidad de la red, las operadoras comiencen a negociar con los proveedores de servicios y aplicaciones cuotas económicas para que sus paquetes circulen por las vías rápidas que habiliten. Dicho de otro modo, Movistar podría exigirle a Netflix que si quiere que su servicio sea usable a través de su red, pague cierta cantidad económica para que sus usuarios puedan seguir disfrutando del servicio en condiciones razonables. Sin entrar a valorar el daño que podría hacerle a Netflix esta decisión (y el más que probable aumento en los precios del servicio para cubrir ese nuevo coste) mi pregunta es la siguiente: ¿qué poder de negociación tendrá una startup cuando se siente a negociar con Movistar? Porque un gigante como HBO / Netflix tiene la suficiente fuerza económica como para negociar en una posición de igualdad, pero dudo que empresas pequeñas puedan hacerlo, lo cual, y es a dónde quería llegar, redundará en que cada vez se vean menos servicios innovadores, pues el costo de ofrecerlos y de acceder a ellos será demasiado alto en comparación con lo que es ahora.

¿Libertad de expresión?

Y para concluir, ¿dónde queda la libertad de expresión si la operadora es quien en última instancia decide la velocidad a la que pueden cargan determinadas webs? Porque no nos engañemos, en el país de las puertas giratorias existirán cargos políticos en los altos puestos de las empresas de comunicaciones, así que proveerles de una nueva herramienta con la que reducir la libertad de expresión me parece cuanto menos alarmante.

Porque lo maravilloso de Internet tal y como lo conocemos es poder acceder a cualquier blog, periódico o contenido, sea del signo que sea, en condiciones completas de igualdad y con la seguridad de que mañana podremos seguir haciéndolo. Creo que renunciar a eso será ver cómo el ser humano vuelve a ponerse a sí mismo la zancadilla.

Image for post
Image for post

Written by

Entre paseo y paseo con Simba desarrollo en Symfony y React

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store